¡Mira lo que hacemos con los ladrillos!

Hace muchos días que no os damos noticias sobre el avance de las obras en La Source du Bonheur. El motivo es que no paramos de trabajar con la comunicación de la campaña “Compra un ladrillo solidario” y estamos buscando otras vías de financiación para seguir con las obras y así poder terminar la casa ¡para el 2016!

Gracias a los trabajadores del ayuntamiento de Sant Cugat con su aportación del Teaming y también gracias a todos aquellos que han donado en migranodearena, la construcción de la casa es toda una realidad. Clémentine nos ha mandado fotos y esperamos que disfrutéis tanto como nosotros.

Evolu casa de acogida

La casa empieza a tomar forma y los niños están eufóricos cada vez que pasan por delante. Las paredes se dibujan y  ya podemos entrever los espacios: la cocina, las habitaciones y el salón. Actualmente se ha construido el muro exterior para delimitar y proteger de los vándalos el terreno y la obra. ¡Esperamos poder ofreceros noticias nuevas muy pronto!

SAMSUNG CAMERA PICTURES
Muro exterior junio 2015
SAMSUNG CAMERA PICTURES
Trabajadores haciendo el muro

Campaña “Compra un Ladrillo Solidario”

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Necesitamos 10.000 ladrillos para construir el nuevo orfanato

Desde la Fundación Babel llevamos 10 años trabajando en proyectos de cooperación en Senegal, así como de integración social en Barcelona. Este año, nuestro propósito es continuar con la construcción de la nueva casa de acogida La Source Du Bonheur (La fuente de la alegría) en la ciudad de Ziguinchor, en el sur del Senegal, donde vivirán 13 niños de entre 3 y 18 años, junto a una pareja de cuidadores. El orfanato actual, además de tener un alquiler costoso y una estructura con humedades, también es muy pequeño y, debido al incremento del número de niños, ha llegado al límite de sus posibilidades.

La hermana Clementine, supervisora del proyecto en el país africano, ha conseguido los nuevos terrenos. Gracias a su tenacidad y esfuerzo, los primeros materiales se autofinanciaron mediante la venta de productos elaborados por los propios niños. Sin embargo, ahora es necesario reunir fuera de Senegal los recursos para continuar la obra.

Todos están muy ilusionados, pues la nueva casa será más grande y tendrá más espacio: más dormitorios, una sala de estar y una sala de estudio, pues actualmente los niños tienen que estudiar en el comedor y dormir juntos en habitaciones muy pequeñas. La nueva casa tendrá también un jardín que utilizarán para criar animales y para instalar un huerto que les proporcionará productos frescos para vender en los mercados de Ziguinchor. Gracias a esto, los pequeños de La Source Du Bonheur aprenderán que es la tierra la que les brinda los recursos para alimentarse.

Por todo esto, hemos pensado en pedir vuestra colaboración para dar un nuevo hogar a los niños de la casa de acogida La Source Du Bonheur. Esta obra supone un gasto aproximado de 10.000 euros. Es decir, 10.000 ladrillos solidarios. Cada ladrillo cuesta 1€ y, ladrillo a ladrillo, construiremos el nuevo orfanato.

Para hacer tu donación, sólo tienes que ingresar en este link: http://www.migranodearena.org/es/reto/5648/compra-un-ladrillo-solidario/

Adiós al 2014. Primera piedra de La Source du Bonheur

El año termina con una gran noticia: se ha iniciado la construcción de la nueva casa de acogida de La Source du Bonheur (La fuente de la alegría) en la ciudad de Ziguinchor, en el sur del Senegal. La actual casa es muy sencilla y, debido al crecimiento de los niños que acoge y de huérfanos, ha llegado al límite de sus posibilidades. Además, el mantenimiento de la casa -de  alquiler y con muchas humedades- es muy caro.

Los materiales se compraron gracias a la autofinanciación

El propósito de este nuevo año 2015, es terminar la construcción y conseguir el dinero necesario fuera de Senegal. Los terrenos los consiguió la propia Clementine, gracias a su tenacidad y esfuerzo, y los primeros materiales se pudieron autofinanciar gracias a la venta de productos elaborados por los niños. Ahora hay que reunir los recursos para terminar la obra y que los niños pueden trasladarse a su nuevo hogar lo antes posible. Están muy ilusionados: la nueva casa será más grande y tendrá más espacios, como un huerto que les proporcionará productos frescos que también podrán vender en los mercados de Ziguinchor, lo que ayudará a sostener parte del coste del proyecto.

Los niños en el comedor de la nueva casa
Los niños en el comedor de la nueva casa

Empieza el nuevo curso

Los niños inician con ilusión el nuevo curso escolar. Los nervios del primer día ya han pasado. Con sus flamantes uniformes, los pequeños caminan alegres hacia la escuela. Los mayores cuidan de los más pequeños y todos llevan su cantimplora de agua porque el día es largo y el calor aprieta. Para la responsable de la casa de acogida, Clementine, la educación es muy importante y les inculca el valor del esfuerzo y también del compañerismo, por ello los mayores se hacen cargo de los pequeños y cuidan de ellos a la hora del patio. A partir de ahora, les dice Clemetine, habrá tiempo de jugar pero deben priorizar los estudios.

Crece la familia de La Source du Bonheur

Featured image
Uno de los recién llegados a la casa de acogida

Son los meses lluviosos en la ciudad de Ziguinchor, en el sur de Senegal. Antoine y Albert, de 3 y 5 años, vislumbran con una mezcla de nerviosismo y alegría su nuevo hogar. Es la casa de acogida de La Source du Bonheur (La fuente de la alegría). Acompañados por el suave y persistente sonido de la lluvia, llegan a la casa, donde ven una silueta blanca rodeada de 11 figuras más pequeñas. Los recibe con los brazos abiertos la hermana Clementine y los niños de la casa de acogida, de diferentes edades. Quieren que se sientan como en casa, porque ahora ésta será su casa, su hogar. Fuera, el agua chapotea sobre el tejado, mientras los más grandes les enseñan la casa y, sobre todo, los dormitorios. Las lluvias llenarán los pozos y harán crecer los cultivos. De la misma manera, los niños, con sus risas y alegría, como gotas de agua, harán crecer la familia de La Source du Bonheur y a la vez darán más sentido al proyecto.

El día a día en la casa de acogida y la primera comunión de Jean Pierre

El total de chicos de La Source de Bonheur asciende a 11 y todos actualmente pueden ir a la escuela gracias a los esfuerzos de la Fundación Babel Punto de Encuentro y de todos los voluntarios y colaboradores. Ahora nos llegan noticias frescas desde este rincón de Senegal:

Image
Nos cuenta Clementine que de lunes a viernes los niños van a clases, pero que el fin de semana tienen tiempo para jugar al fútbol u otras actividades, hacer los deberes y mirar la tele.

Cada día nuestros chicos se levantan a las 6 de la mañana, toman una ducha, luego el desayuno y tienen clases hasta las 13 horas. La comida es a las 13.30 y luego los más pequeños hacen la siesta mientras el resto regresa a la escuela.

En general la rutina del orfanato es muy tranquila, pero hace unos días se armó un gran revuelo debido a que un colchón comenzó a incendiarse.

¡Qué susto! Por suerte se dieron cuenta a tiempo y no pasó nada grave.

Image

En La Source de Bonheur no hay mucho tiempo ni dinero para celebraciones de eventos, ni salidas, así que los grandes momentos festivos son los cumpleaños, que los chicos suelen disfrutar todos juntos.

Pero este año también es la primera comunión de Jean Pierre y la casa de acogida quiere hace un esfuerzo extra para festejar como corresponde este gran día. Nuestros peques se lo merecen y por eso, la Fundación Babel Punto de Encuentro también quiere hacerse eco de esta iniciativa para que la primera comunión de Jean Pierre sea toda una celebración en el orfanato.

Os invitamos a ayudarnos en esta pequeña empresa poniéndose en contacto con la fundación!!