Adiós al 2014. Primera piedra de La Source du Bonheur

El año termina con una gran noticia: se ha iniciado la construcción de la nueva casa de acogida de La Source du Bonheur (La fuente de la alegría) en la ciudad de Ziguinchor, en el sur del Senegal. La actual casa es muy sencilla y, debido al crecimiento de los niños que acoge y de huérfanos, ha llegado al límite de sus posibilidades. Además, el mantenimiento de la casa -de  alquiler y con muchas humedades- es muy caro.

Los materiales se compraron gracias a la autofinanciación

El propósito de este nuevo año 2015, es terminar la construcción y conseguir el dinero necesario fuera de Senegal. Los terrenos los consiguió la propia Clementine, gracias a su tenacidad y esfuerzo, y los primeros materiales se pudieron autofinanciar gracias a la venta de productos elaborados por los niños. Ahora hay que reunir los recursos para terminar la obra y que los niños pueden trasladarse a su nuevo hogar lo antes posible. Están muy ilusionados: la nueva casa será más grande y tendrá más espacios, como un huerto que les proporcionará productos frescos que también podrán vender en los mercados de Ziguinchor, lo que ayudará a sostener parte del coste del proyecto.

Los niños en el comedor de la nueva casa
Los niños en el comedor de la nueva casa
Advertisements

Empieza el nuevo curso

Los niños inician con ilusión el nuevo curso escolar. Los nervios del primer día ya han pasado. Con sus flamantes uniformes, los pequeños caminan alegres hacia la escuela. Los mayores cuidan de los más pequeños y todos llevan su cantimplora de agua porque el día es largo y el calor aprieta. Para la responsable de la casa de acogida, Clementine, la educación es muy importante y les inculca el valor del esfuerzo y también del compañerismo, por ello los mayores se hacen cargo de los pequeños y cuidan de ellos a la hora del patio. A partir de ahora, les dice Clemetine, habrá tiempo de jugar pero deben priorizar los estudios.

Crece la familia de La Source du Bonheur

Featured image
Uno de los recién llegados a la casa de acogida

Son los meses lluviosos en la ciudad de Ziguinchor, en el sur de Senegal. Antoine y Albert, de 3 y 5 años, vislumbran con una mezcla de nerviosismo y alegría su nuevo hogar. Es la casa de acogida de La Source du Bonheur (La fuente de la alegría). Acompañados por el suave y persistente sonido de la lluvia, llegan a la casa, donde ven una silueta blanca rodeada de 11 figuras más pequeñas. Los recibe con los brazos abiertos la hermana Clementine y los niños de la casa de acogida, de diferentes edades. Quieren que se sientan como en casa, porque ahora ésta será su casa, su hogar. Fuera, el agua chapotea sobre el tejado, mientras los más grandes les enseñan la casa y, sobre todo, los dormitorios. Las lluvias llenarán los pozos y harán crecer los cultivos. De la misma manera, los niños, con sus risas y alegría, como gotas de agua, harán crecer la familia de La Source du Bonheur y a la vez darán más sentido al proyecto.

El día a día en la casa de acogida y la primera comunión de Jean Pierre

El total de chicos de La Source de Bonheur asciende a 11 y todos actualmente pueden ir a la escuela gracias a los esfuerzos de la Fundación Babel Punto de Encuentro y de todos los voluntarios y colaboradores. Ahora nos llegan noticias frescas desde este rincón de Senegal:

Image
Nos cuenta Clementine que de lunes a viernes los niños van a clases, pero que el fin de semana tienen tiempo para jugar al fútbol u otras actividades, hacer los deberes y mirar la tele.

Cada día nuestros chicos se levantan a las 6 de la mañana, toman una ducha, luego el desayuno y tienen clases hasta las 13 horas. La comida es a las 13.30 y luego los más pequeños hacen la siesta mientras el resto regresa a la escuela.

En general la rutina del orfanato es muy tranquila, pero hace unos días se armó un gran revuelo debido a que un colchón comenzó a incendiarse.

¡Qué susto! Por suerte se dieron cuenta a tiempo y no pasó nada grave.

Image

En La Source de Bonheur no hay mucho tiempo ni dinero para celebraciones de eventos, ni salidas, así que los grandes momentos festivos son los cumpleaños, que los chicos suelen disfrutar todos juntos.

Pero este año también es la primera comunión de Jean Pierre y la casa de acogida quiere hace un esfuerzo extra para festejar como corresponde este gran día. Nuestros peques se lo merecen y por eso, la Fundación Babel Punto de Encuentro también quiere hacerse eco de esta iniciativa para que la primera comunión de Jean Pierre sea toda una celebración en el orfanato.

Os invitamos a ayudarnos en esta pequeña empresa poniéndose en contacto con la fundación!!

La carta de Mónica y María José sobre su visita a Senegal

Somos Mónica Puig y M ª José Blázquez, colaboradoras de Babel que hemos tenido la suerte de compartir el último viaje de seguimiento de proyectos de la Fundación BPDE a Senegal en diciembre de 2013. Os queremos hacer partícipes de nuestra experiencia.

En primer lugar, queremos agradecer la oportunidad de haber acompañado a M ª Teresa y Ana. Ha sido un regalo en muchos sentidos: la buena compañía, las personas que hemos conocido y que nos han acogido, las vivencias, los paisajes, …

Ha sido muy emocionante y motivador ver cómo se plasma el trabajo de la entidad en el terreno. Todo lo que conocíamos a través de lo que nos contaban en Babel o lo que hemos leído en los boletines, estaba allí delante nuestro. Hemos tomado conciencia de la dedicación de la gente que trabaja tanto desde Barcelona como desde el mismo Senegal. También hemos sido testigos del trabajo técnico que se realiza y la transparencia e integridad de las personas que forman parte.

Durante estos días hemos visitado la escuela Kalasans en el barrio de Sam Sam de Dakar con toda su vitalidad. El primer día en la capital participamos en la fiesta de la escuela. Fue impresionante la acogida, la alegría y el buen ambiente de toda la comunidad educativa. Hemos conocido de primera mano cómo, con las becas de Babel, se financian los estudios de niños que difícilmente podrían acceder a la escolarización y también se mejoran las instalaciones de la escuela. También visitamos el Centro Femenino que tiene unas líneas de trabajo impecables. Las salas de informática, de costura y la escuela de hostelería llenas de mujeres que trabajan con ilusión y ganas de salir adelante para poner en marcha, después del periodo de formación, tal vez un pequeño taller. También nos gustó mucho el restaurante que posiblemente se abra pronto …

Y en la Casamance nos esperaba el orfanato La Source Du Bonheur, con su ambiente acogedor y de gran familia . Fuimos a buscar a los niños a la escuela y a hablar con los profesores, compartir risas, miradas y abrazos con los pequeños, visitar con Clementine el terreno donde se construirá el futuro orfanato y otras vivencias muy intensas que no podremos olvidar nunca. Como el baño en la piscina, que para algunos de ellos era la primera vez, ¿os lo podéis imaginar ?

Durante nuestra estancia hemos conocido personas admirables y hemos disfrutado de la compañía de quien ya conocíamos, hemos aprendido muchísimo de todas ellas. Teté, Ana, Ferran, Reina y Clementine comparten la fuerza y ​​energía necesarias para sacar adelante los proyectos. A todos ellos y a la fundación Babel … muchísimas gracias.

La carta de la Mònica i la María José sobre la seva visita al Senegal

Som la Mònica Puig i la Mª José Blázquez, col·laboradores de Babel que hem tingut la sort de compartir l’últim viatge de seguiment de projectes de la Fundació BPDE a Senegal el desembre de 2013. Us volem fer partícips de la nostra experiència.

En primer lloc, volem agrair l’oportunitat d’haver acompanyat la Mª Teresa i l’Ana. Ha estat un regal en molts sentits: la bona companyia, les persones que hem conegut i que ens han acollit, les vivències, els paisatges,…

Ha estat molt emocionant i motivador veure com es plasma el treball de l’entitat en el terreny. Tot allò que coneixíem a través del què ens explicaven a Babel o el que hem llegit en els butlletins, era allà davant nostre. Hem pres consciència de la dedicació de la gent que hi treballa tant des de Barcelona com des del mateix Senegal. També hem estat testimonis del treball tècnic que es realitza i la transparència i integritat de les persones que en formen part.

Durant aquests dies hem visitat l’escola Kalasans al barri dakarès de Sam Sam amb tota la seva vitalitat. El primer dia a la capital vam participar a la festa de l’escola. Va ser impressionant l’acollida, l’alegria i el bon ambient de tota la comunitat educativa. Hem conegut de primera mà com, amb les beques de Babel, es financen els estudis de nens que difícilment podrien accedir a l’escolarització i també es milloren les instal·lacions de l’escola. També vam visitar el Centre Femení que té unes línies de treball impecables. Les sales d’informàtica, de costura i l’escola d’hostaleria plenes de dones que treballen amb il·lusió i ganes de tirar endavant per engegar, després del període de formació, potser un petit taller. També ens va agradar molt el restaurant que possiblement s’obri aviat…

I a la Casamance ens esperava l’orfenat Le Source Du Bonheur, amb el seu ambient acollidor i de gran família. Vam anar a buscar els nens a l’escola i parlar amb els professors, compartir riures, mirades i abraçades amb els petits, visitar amb la Clementine el terreny on es construirà el futur orfenat i d’altres vivències molt intenses que no podrem oblidar mai. Com el bany a la piscina, que per alguns d’ells era la primera vegada, us ho podeu imaginar?

Durant la nostra estada hem conegut persones admirables i hem gaudit de la companyia de les que ja coneixíem, de totes elles hem après moltíssim. La Teté, l’Ana, el Ferran, la Regina i la Clementine  comparteixen la força i energia necessàries per tirar endavant els projectes. A tots ells i a la fundació Babel… moltíssimes gràcies.